“PANCHITA: LA DEPORTISTA COLOMBIANA QUE HA LLEGADO LEJOS GRACIAS A SU TALENTO EN EL BALONCESTO”

Actualizado: 6 ago 2020


 


María Esperanza Delgado es una deportista Bumanguesa de 22 años que hace parte de la selección Colombia mayores de baloncesto y nos representa en la primera división de la National Collegiate Athletic Association (NCAA). Comenzó su carrera deportiva en el club Iván Olivares y desde muy pequeña demostró gran destreza y pasión por el deporte de la pelota naranja. En las categorías infantiles representó al departamento de Santander y por sus destacadas participaciones fue convocada a la selección Colombia en varias ocasiones. En el 2014, con tan solo 18 años tuvo la oportunidad de debutar con la selección Colombia Mayores en los juegos Odesur que se disputaron en Chile, lo que le abrió las puertas para jugar en el exterior y proyectarse como una de las mejores deportistas de nuestro país. Su proceso en el baloncesto norteamericano ha sido ascendente, jugó los primeros dos años para Northeastern Oklahoma A&M College logrando dos títulos de conferencia y varios reconocimientos individuales. Luego pudo pasar a la máxima división del baloncesto universitario al aceptar una beca de Louisiana Tech University, equipo que representó durante la temporada 2017-18.


El 11 de noviembre, Panchita (como es conocida a nivel nacional) comenzó su última temporada en la NCAA con la Universidad de Angelo State en el estado de Texas (panchita tuvo un excelente debut anotando 21 puntos, 7 - 13 tiros de campo de los cuales 3 triples, 5 rebotes, 2 asistencias, y 2 tapas) ay por eso la hemos buscado para que nos cuente un poco más acerca de ella, sobre su trayectoria en el baloncesto y sus planes a futuro. Nos ha contado que juega baloncesto desde que tenía cinco años en la Escuela de Baloncesto Iván Olivares cuando su madre Esperanza Delgado Suárez la inscribió allí. Nos cuenta con alevosía que el deporte la ha enseñado demasiadas cosas en su vida, pues fue para ella un escape y su camino de salida al éxito. Algunas de las cosas que más valora de esta actividad es haber aprendido a trabajar en equipo, ser puntual y perseverante. “El deporte me enseñó que el trabajo duro da resultados, que el talento tiene que ir de la mano con el entrenamiento duro, que la paciencia es un elemento fundamental en esta carrera de altibajos, que los procesos tienen sus etapas y hay que creer y respetarlas.” Asegura además que el deporte la ha dejado grandes enseñanzas: “me enseñó nuevos destinos, trajo nuevas personas a mi vida, trajo orden y felicidad, triunfos y derrotas, amistades que sé que estarán toda la vida. El deporte me trajo reconocimiento, el cual utilizo para ayudar y crear maneras de ayudar a otros menos favorecidos”. Esta Bumanguesa de noble corazón le agradece al deporte por haberle ayudado financieramente, por poder estudiar su carrera Universitaria y poder jugar Baloncesto en el país que tiene el mejor baloncesto del mundo: EE.UU.


Panchita actualmente estudia sociología con énfasis en Kinesiología y nos comparte que sí piensa ejercer su profesión llevándola de la mano con el deporte como siempre lo hecho. “Tengo un par de proyectos con la mejor herencia que me dejó mi mamita (Esperanza), que es la ONG en Colombia: Caritas Felices para desarrollar proyectos por medio del deporte a poblaciones de la primera infancia, adolescencia y tercera edad, menos favorecidas de mi ciudad y departamento (Bucaramanga, Santander). También tengo otro gran proyecto deportivo en mente, pero no quiero dar muchos detalles” nos dice. Por otro lado, nos cuenta que su mamá fue la persona que más la motivó, inspiró y ayudó a creer en sí misma y en que el deporte iba a ser el medio por el cual podría llegar a hacer grandes cosas; A mi madre le debo todo lo que soy hoy en día. Ella siempre me apoyó, me llevó, me trajo, me acompañó, me motivó, me corrigió, ella simplemente siempre tenía las palabras adecuadas, hoy y en su presencia siempre le agradecí por todo lo que me dió, su ausencia me duele a diario pero ¡por ella es que no puedo detenerme! Todavía hay mucho por hacer.


Ilustrado por: @NADAG10

De igual modo, agradece a los entrenadores que ha tenido a la largo de su vida deportiva, pues de cada uno de ellos dice haber aprendido algo; bueno o malo, pues siempre toma todo como aprendizaje. A veces piensas que las situaciones que se tornan en tu contra son para hacerte daño, y es todo lo contrario, después de un tiempo te das cuenta que te hacen más fuerte y que quizá eso no era para ti, y de repente llegan cosas ¡mucho mejores! Lo lindo de la vida es ser feliz, si uno no permite que nada ni nadie le afecte su felicidad, uno va estar bien, tranquilo. Aplico lo mismo para todo, si yo se lo que valgo como persona y jugadora, por más dura que esté la situación no puedo ponerme a llorar y renegar, me toca seguir trabajando y más duro porque en el camino al éxito no todo es felicidad, el que no se cae y se levanta está jodido.


Por otra parte, esta talentosa basquetbolista nos comparte que uno de sus mejores recuerdos y de los más bonitos de su carrera fue jugando con la selección Colombia en la final del sudamericano U17 en Pasto, en el 2011, cuando acababa de cumplir 15 años. Dice: “¡Quedamos campeonas!. La final fue de muerte contra Argentina, el coliseo y las afueras estaban llenos de gente, la gente de pasto fue muy querida con nosotras toda la semana y nos acompañaron en todos los juegos”. Así mismo, nos cuenta que en Estados Unidos son muchas las experiencias deportivas que la han marcado también; “En mi año de freshman y sophomore, no perdimos un solo juego en casa, tuvimos una muy buena temporada, junto con mi equipo ubicamos a NEO (NorthEastern Oklahoma) dentro de los 10 primeros JUCOS (Junior Colleges) de la nación. Fui la encestadora ambos años en el equipo, y estuve entre en el juego de las estrellas de JUCO (Junior College), donde estaban las 40 mejores jugadoras del país. Tuvimos un gran equipo en mi dos años de paso por el JUCO.  Panchita comparte que su año de Junior College en LA Tech, le trajo demasiadas experiencias y rescata muchas cosas buenas de su estadía allí, a pesar de haber estado en una situación difícil, dice que fue un año de aprendizaje y de fortalecimiento personal, pues hoy en día asegura que su experiencia allí la hizo más fuerte.

Esta joven Colombiana no solo enfoca su tiempo en el deporte, en sus ratos libres le gusta leer La Vanguardia (Periódico local de su ciudad), escuchar música, ver Netflix y dormir. Dice que le encantaría conocer muchos lugares del mundo, al menos dos países por continente, no sin antes conocer todo lo que su país; Colombia, ofrece. “Viajar enriquece el alma, el conocimiento, nos permite relacionarnos y conocer diferentes culturas, personas, comidas y costumbres”. Como buena Colombiana no olvida la gastronomía de su país y dice que su comida favorita y posiblemente la que más extraña es la comida de mar, los mariscos, la paella, el pescado frito o sudado, ¡los patacones con hogao o suero! pero pues también un pedazo bien ancho de carne, termino 3/4, con arepa amarilla, yuca y ají me derrite, dice sonriente.


Finalmente, panchita una mujer carismática, noble y con carácter no deja de lado a las nuevas generaciones y conoce la importancia de los que quieren practicar este deporte, por ello les deja este mensaje A las nuevas generaciones les quiero decir que primero hagan siempre lo que los haga felices. Segundo,  que sea cual sea el sueño o anhelo que tengan, que lo enfoquen y lo trabajen, que no se detengan ante los obstáculos, porque nada que no valga la pena es fácil de alcanzar. Que sueñen grande, tan grande que los asuste, pero que no los detenga, por el contrario que los motive. Y por último, que si por algún motivo, no logran alcanzar su sueño tal cual como lo querían, no se desanimen, que todo lo que nos pasa en la vida pasa tal cual y como tiene que pasar y todo tiene un propósito especial y específico.


¿SI TUVIERAS LA OPORTUNIDAD DE CONOCER MÁS SOBRE TUS ATLETAS FAVORITOS QUÉ LES PREGUNTARÍAS Y QUIENES SON?

ESCRIBE TUS PREGUNTAS EN LOS COMENTARIOS.


711 visualizaciones0 comentarios