DEPORTISTAS: HANSEL ATENCIA


RESILIENCIA Y DISCIPLINA LA CLAVE DE SU ÉXITO

 

Con tan solo 23 años Hansel Giovanny Atencia Suárez jugador profesional de Baloncesto ha tenido una trayectoria destacable, inicio practicando este deporte como la mayoría de deportistas: por gusto. Desde sus 5 años en la ciudad de Barrancabermeja comenzó para este atleta su camino como basquetbolista, pues su hermana también practicaba este deporte y a él desde ese momento le llamó la atención… en un comienzo lo encontró como algo recreativo donde podía expresarse y divertirse, pero no pasó mucho tiempo para que su talento lo hiciera ver que podría llevarlo a un nivel más competitivo. “Comencé en el baloncesto porque mi hermana lo practicaba en ese momento y yo quería hacer lo mismo que ella, poco a poco me fui encariñando más, fui encontrando que podía ser bueno en ese deporte y en vez de verlo tanto como algo recreativo, empecé a ver que podría ser algo grande para mi y poco a poco supe que podía llegar lejos.”



Pasado un tiempo se mudo a Bucaramanga e ingresó a la escuela de Baloncesto Iván Olivares, donde comenzó a mejorar sus conocimientos técnicos y tácticos sobre el juego y así llegar a un nivel competitivo, empezó por asistir a torneos Intercolegiados en diferentes ciudades de Colombia como Armenia y Bogotá, y a sus 12 años tuvo la oportunidad de empezar a competir en torneos departamentales, regionales y nacionales. Una de las mejores experiencias que ha tenido este jugador fue cuando asistió junto a su club al campamento internacional de Michael Jordan y allí tuvo la oportunidad de ver al ídolo de muchos en este deporte y poner a prueba su desarrollo deportivo de manera internacional por primera vez. “La experiencia deportiva que más me ha marcado ha sido el campamento con Michael Jordan, realizado en el 2010, al cual fui con mi club de Bucaramanga y sin duda no lo voy a olvidar, porque lo vi, lo conocí y tuve la oportunidad de jugar con deportistas de mi edad y medirme así internacionalmente por primera vez.”


Gracias a su juego y deseos de seguir aprendiendo y compitiendo para llegar a su meta de ser profesional, asistió a 2 torneos internacionales, un torneo centroamericano en Armenia, un suramericano en Bogotá y a sus 15 años logró asistir a varios torneos nacionales interligas donde destacaba por su destreza con el balón y gran lanzamiento, siendo estas algunas de las causas por las que desde este momento competía en una categoría superior a la de su edad. “Cuando me mude a Bucaramanga creo que fue cuando empecé a competir más y me acuerdo que con la escuela Iván Olivares íbamos a varios torneos (Armenia, Bogotá, etc) recuerdo que fuimos a un invitacional del club pumas y lo tengo presente porque todos los años íbamos en fechas cercanas a mi cumpleaños y siempre le pedía a mi mamá que me llevara a ese torneo.” En consecuencia, logró representar varias veces a nuestro país y es por eso que uno de sus recuerdos más significativos fue con la Selección Colombia en el partido de semifinal ante cuba en el Centroamericano de Barranquilla, donde Colombia logró pasar a la final por primera vez en esa categoría.



Al finalizar su secundaria se le presenta la oportunidad de irse a estudiar grado 12 de secundaria y jugar en Estados Unidos en el equipo de División I (NCAA) Liberty Flames men's basketball, allí Atencia estaba convencido podría mostrar todo su andamiaje deportivo, pero no se imaginó que esta oportunidad traería consigo un cambio sustancial en su vida, no solo a nivel deportivo, sino también personal y sin duda alguna adaptarse allí fue uno de los retos más difíciles que el atleta ha tenido. “Fue difícil el cambio al irme a estados Unidos, empezando por el idioma, tuve un cambio no solamente a nivel personal, sino también a nivel deportivo, el nivel de juego es muy alto, la parte física se trabaja mucho allá, tuve que mejorar mis fundamentos porque si no eres un buen jugador de 1 vs 1 es difícil sobresalir en USA, pero en general la adaptación fue difícil.”


A pesar de estar lejos de su familia y tener nuevos retos tanto culturales como físicos, logró adaptarse rápidamente pues estaba motivado y haciendo lo que más soñaba, no obstante no esperaba que casi un año después de estar en este equipo tuviera que buscar otras alternativas para mostrarse más y poder desarrollarse, ya que no le estaban dando tiempo de juego y esto impedía su avance deportivo. “En la primer universidad no tuve buen tiempo de juego, tuve que transferirme, buscar una nueva y buena universidad que me ayudara tanto académicamente como deportivamente, fue un reto… además no estuve acostumbrado a no jugar y a estar en la banca, pero eso me ayudó a ser hoy un buen jugador, ir mejorando y abrir los ojos prácticamente.” Es en este momento que llega a Master's University para jugar en la NAIA (National Association of Intercollegiate Athletics) y estudiar allí comunicaciones con énfasis en cinematografía y artes digitales durante los siguientes 3 años de su estadía en este país (2016 a 2019). Sin duda Atencia siente que estos fueron los mejores 4 años de su vida y está agradecido con Dios por haber vivido esta experiencia y tener esta única oportunidad que como él mismo dice no le llega a todo el mundo.


Atencia ha sido resiliente y disciplinado, su mayor inspiración siempre ha sido su madre pues ha sido ella quien le ha enseñado que la vida tiene sacrificios y es con esfuerzo que puede llegar a salir adelante, es por eso que se ha mantenido enfocado en su objetivo, convirtiéndose así en jugador profesional de este maravilloso deporte y es hoy día uno de los armadores más relevantes del país. “Una de las personas que más me ha inspirado ha sido mi mamá, pues lo que más le he aprendido a ella ha sido el sacrificio de todos estos años, por todo lo que hizo por mi hermana y por mi! Eso hace parte de mi mentalidad de hoy en día... uno tiene que hacer muchos sacrificios en la vida para poder salir adelante y cumplir sus metas, entonces eso es lo que más le he aprendido a mi mamá y hoy en día es lo que sigo haciendo, demostrándome con mis mismas acciones, eso es para mi lo más importante.”


En su trayectoria como profesional ha jugado para el equipo de Búcaros en Colombia y además para el Þór Akureyri en Islandia, actualmente se encuentra en este mismo país jugando con Haukar Hafnarfjörður, donde se encuentran a mitad de temporada. A su vez, ha participado junto al equipo profesional Titanes de Barranquilla y recientemente ha logrado aportarle a este equipo de manera significativa logrando ser campeones en la DPB realizada en Noviembre de 2020. Así mismo, ha logrado clasificar en el Americup de 2022 con la selección Colombia realizado en Cali este 22 de Febrero, siendo parte del hito histórico de la clasificación de la selección Colombia por su triunfo ante Argentina, donde el jugador se destacó como MVP y fue pieza fundamental del mismo.


Aunque este talentoso jugador intente que no todo esté relacionado con el baloncesto, en su tiempo libre le gusta hacer tiros libres extras para distraerse, sin embargo también se divierte escuchando música, viendo series o tv y le gusta leer y estudiar la biblia. Al estar fuera de Colombia extraña toda nuestra gastronomía pues le encanta y sin duda esa es su favorita, pero si tuviese que escoger un solo plato la lasaña es uno de los que más le fascinan. Sueña con conocer Tailandia, Australia, España, Italia y muchos otros países que son de su interés por su cultura, historia y demás. En todo caso es una persona excelente con grandes cualidades, metas y propósitos, una de las cosas que más le ha aprendido al baloncesto es la disciplina, pues es lo que le ha ayudado a manejar bien su tiempo y a no separarse de lo que quiere conseguir: seguir siendo un gran deportista de alto rendimiento. Más adelante cuando su carrera deportiva llegue a su fin, piensa desempeñarse en la carrera que estudió pues considera puede llevar el deporte de la mano y asegura tener un plan claro en esto para su futuro, finalmente les aconseja a todos los deportistas que tengan interés en este u otro deporte a “que se tracen metas a corto y a largo plazo… usen eso como motivación para trabajar duro y mejorar todos los días… recuerden que todo esto es un proceso, y tienen que ser pacientes… van a haber días buenos o días malos, pero eso no debe ser impedimento para uno dejar de pensar en esas metas que uno se trazó, yo creo que poco a poco se llega al éxito y toca ser consciente de eso.”



108 visualizaciones0 comentarios