CARTA DE UN AFICIONADO: Enamorándome del Fútbol

Escrito por: Karen Lissette Espitia Gomez

Twitter: @karenespigo1

Instagram: @karenespigo

 

Si bien el fútbol como lo conocemos hoy en día nació en el año 1863 con la fundación de The Football Association y los primeros códigos lo mostraban como un deporte con extrema violencia, dicho deporte ha cambiado a través de los años y hoy por hoy esta asociación es considerada la más antigua del mundo y cuenta con 150 años de existencia. Sin embargo, aquí no hablaremos mucho de la historia del fútbol en sí, de hecho, considero que se torna un poco triste al pasar el tiempo, pues se ha convertido en una completa industria y en muchos casos se ha perdido el gusto de jugar porque sí por parte de los deportistas, de disfrutar la calle o el césped, de dejar el alma en la cancha y los problemas fuera de ella.


El juego como anteriormente se vivía no era un espectáculo como hoy en día lo vivimos, se trataba más bien de una lucha, de un juego de dignidad, de una guerra con el balón, en la actualidad es un gran espectáculo de marcas y deportistas, todos reunidos en grandes estadios, dignas obras de la ingeniería y la arquitectura, las normas, los árbitros, el VAR, todo esto ha traído consigo dos posturas entre los fanáticos del fútbol. Por un lado, están los que dicen que esto ha hecho del fútbol un espectáculo blando, un deporte de contacto donde ya no se puede tocar a nadie y por otro lado, aquellos que defienden la tecnocracia del deporte, me pregunto ¿Usted de qué parte está? Siendo asi, lo anterior recae sobre la espalda de los actores principales: los futbolistas, quienes actúan ya sea por impulso o por naturaleza, algunos otros por fama o dinero y otros “Los Magos” como a mi me gusta llamarlos, quienes de vez en cuando son los que desafían la realidad y nos deleitan con su fútbol, porque lo disfrutan en verdad, juegan para la gente y no para ellos mismos y porque después de brillar en la cancha reciben el reconocimiento que su trabajo merece.




Ahora se preguntarán ¿Cómo por qué enamorarse del fútbol?, un deporte donde once personas van detrás de un balón intentado meter la pelota en el arco rival... bueno en realidad no son once, son veintidós personas que representan a miles. Este deporte ha sido amado por muchos y odiado por otros tantos, que incluso siendo intelectuales describen el fútbol como el opio del pueblo, uno de ellos es Rudyard Kipling, un destacado académico londinense que en 1880 se burló del fútbol y de “las almas pequeñas que pueden ser saciadas por los embarrados idiotas que lo juegan”, pues hoy más de un siglo después, puedo decirle a Kipling y aquellos que se preguntan porque amar este deporte, que el fútbol es en sí una sola alma, que no hay más alegría, amor y amistad para los amantes de este deporte, como la que se vive en una cancha con barro y un viejo balón, más que en cualquier otro lado y que gracias al fútbol aún sobreviven muchos valores que por sí solos se habrían perdido en las calles o quizás en la formalidad de muchas aulas, porque la cancha también es un escenario educativo, tal vez él al igual que muchos intelectuales nunca gozó de tal espectáculo. Ahora bien, recuerdan los estadios de los que hablamos hace un rato, esas maravillosas obras de la ingeniería y la arquitectura, pues los invito a que visiten un estadio vacío, o una cancha vacía, no existe en el mundo un lugar vacío que esté tan lleno de ruido, de fiesta y color como un estadio. Hagan la prueba y enamórense de lo que escuchen con su alma.



Por último quiero cerrar con la hinchada, para mí el actor antagónico más importante de esta escenografía, una vez por semana el hincha cambia su rutina, se viste de colores, camina por la ciudad hacia el estadio; ese lugar que para muchos es un templo de alegrías y tristezas, se llena de fiesta, ¿cómo no enamorarse de la gente?, son ellos los que hacen que llueva papel, que las telas se muevan, que el himno de un país suene fuerte, ¿cómo no enamorarse al ver a tantos reunidos en un solo escenario, a una sola voz?, te enamoras de la unión, del gusto en común y de lo que significa este deporte para muchos. Cuando el espectáculo termina y se cierra el telón como en una obra de teatro, algunos se irán a sus casas con alegría, victoriosos y llenos de energía, otros dirán, juez ladrón, nos estafaron, que partido tan malo y sus emociones estarán por el piso.. otros apagarán sus televisores o radios viviendo las mismas emociones, pero todos tendrán algo en común: la pasión por el fútbol, todos hemos vivido las alegrías y tristezas de este deporte y lo mejor es que todos volveremos a él. Disfrutar del fútbol es vivir como nunca un gol en el minuto 90, abrazar al desconocido, hacer amigos, valorar al rival, por esto y por mucho más, yo vivo enamorándome del fútbol todos los días.



96 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo